Redes Sociales / Community Manager

A estas alturas casi todos debemos saber que una Red Social, en Internet, es una aplicación Web que permite a las personas conectar con sus amigos e incluso realizar nuevas amistades. Además, permite a los usuarios compartir contenido, interactuar y crear comunidades sobre intereses similares.

A día de hoy Hi5, MySpace, Facebook, Tuenti y Twitter podemos considerar que son las más conocidas, aunque constantemente están surgiendo nuevas de forma más modesta o bien sacadas a bombo y platillo por grandes mostruos internacionales como Google. Desde luego ello no les ha garantizado el éxito ( caso de Google Wave y la más reciente de Buzz).

También las redes sociales con un caracter más profesional, hacer Networking, etc… están teniendo su éxito: Linkedin, Xing.

Hubo un tiempo en que todas las grandes marcas quisieron crear su propia Red Social, fomentando la participación en ella por parte de los fanáticos de cada una de ellas. Al final han ido desistiendo, cerrando sus redes sociales “privadas” y aceptando lo inevitable. La gente ya no quiere ir donde están las marcas, sino que si acaso, consienten que las marcas estén en el mismo lugar que ellos, siempre que respeten unas normas básicas de comportamiento.

Existe también la inercia de crear Redes Sociales temáticas, en las que los usuarios puedan intercambiar información sobre intereses concretos y comunes, como por ejemplo la Red Social para montañeros, Cuspidis. Imaginamos que el éxito o no de este tipo de Redes dependerá tanto de la temática elegida como de la actualización, usabilidad y contenidos que le den los administradores, pero particularmente apuesto firmemente en que éste será el futuro inmediato.

Hemos comentado antes que un alto porcentaje de aceptación de los usuarios a interactuar con las marcas estriba en que haya un respeto a las normas básicas de comportamiento de cada Red Social. Es ahí donde nace la figura del Community Manager (o gestor de comunidades, en castellano). El Community Manager, según Wikipedia es “la persona encargada de construir, hacer crecer y gestionar comunidades alrededor de una marca o causa”. Además de ello un buen Community Manager también dinamiza y actúa como un nexo de unión entre la organización (marca, empresa…) y el usuario.

El Community Manager debe de saber pisar el mismo suelo que el resto de usuarios de la Red Social que estés compartiendo, utilizando el mismo código de comunicación que el resto de la comunidad y haciendo suyas y conociendo las reglas del juego. De lo contrario será expulsado de inmediato. (Vamos, que los usuarios dejarán de lado la marca, olvidándose por completo de ella).

Contacto directo con el usuario, gestión de la reputación on-line, repercusión de la marca en la Red, investigación del mercado… por supuesto en función de la marca y de la red social en cuestión. No puedes poner a una persona que “ha utilizado alguna vez Facebook” como Community Manager, canta demasiado.

El Community Manager puede ser Corporativo (cuando el usuario es la misma marca gestionado por una o más personas) o personal (con nombre y apellidos). Bajo mi, el ideal es que ambos estilos de comunicación sean adaptados por las empresas, lo cuál permite una mayor flexibiliad a la hora de interactuar con los usuarios. Realmente la respuesta a cómo dar los siguientes pasos te los va a dar el feedback de los demás miembros, su comportamiento…

En definitiva, la gestión de redes sociales es fundamental a la hora de planificar una estrategia de marketing on-line.

Anuncios

El SEO POP

Me entro hoy a través de un mensaje de @Fernando Maciá en Facebook que El País ha publicado un artículo (que copiaré más abajo) acerca de los SEO y SEM.

El artículo lo que hace es intentar explicar para todo el mundo qué es SEO, SEM… en definitiva democratizar el arte del Posicionamiento en Buscadores.

seoalicante

El SEO se acaba de hacer oficial. El citado artículo de El País acaba de bendecir esta actividad, por lo tanto ya todo empresariete y Director de Márketing o Comunicación que se precie, y que hace 6 meses no quería ni oir hablar de esto para no salir en la foto, comenzará a utilizarlo en su jerga.

Es el momento en que los SEO de verdad deberán bajar sus tarifas en algunas ocasiones estratosféricas, porque se ha hecho popular.

El SEO ha muerto, viva el SEO-POP.

A continuación copio y pego el artículo íntegro, pero si lo deseáis podéis leerlo en su lugar de origen pinchando aquí.
__________________________________________

REPORTAJE: PROFESIONES
La importancia de ser primero
Los SEO, especialistas en colocar un sitio en los mejores puestos de las listas de los buscadores, son profesionales muy demandados.

Eche un vistazo a las ofertas de empleo. No tardará en encontrar estas siglas: SEO y SEM. Es el trabajo fetiche en la Red. A la sombra del imperio de Google y el empuje de Bing, los especialistas de posicionamiento en buscadores se están convirtiendo en los nuevos gurús de Internet. Saben cómo catapultar un negocio o condenarlo al olvido. Tal es el poder de las búsquedas online. Si su web no aparece en la cima, empiece a preocuparse.

En España, Google copa el 96% de las búsquedas. El 53% de la publicidad digital contratada en nuestro país, 324 millones de euros, son enlaces patrocinados (Adwords). Pagar por aparecer el primero es sencillo. Lo complicado es rentabilizar la inversión. A eso se dedican los expertos en SEM (search engine marketing, en inglés). Si opta por no sacar la cartera, consulte al SEO (search engine optimization). “El SEM es una estrategia a corto plazo, en un minuto puedes diseñar un anuncio y aparecer en un enlace patrocinado. El SEO implica más trabajo y planificación para que las arañas del buscador puedan leer e indexar tu página, es una cuestión de meses. Ambas se deben combinar”, explica Ismael el Qudsi, uno de los referentes SEO en España y director de nuevos medios en la agencia Havas Digital.

Rafael Jiménez, de 33 años, consultor SEM independiente, reivindica la efectividad de los enlaces patrocinados. “Siempre se habla del SEO de forma romántica, como la lucha del hombre contra el algoritmo. Se acusa al SEM de ser algo fácil, de que sólo hay que pagar. No es cierto. La diferencia entre un SEM bueno y otro malo es que, con el mismo presupuesto, el primero obtiene mayor beneficio”.Si alguien conoce la importancia de existir en Google es Albert López Gálvez, responsable SEO de una de las compañías españolas que mayor partido han sacado al posicionamiento en buscadores: Softonic. Lanzada en 1997, es la segunda web mundial en descargas de software gratuito y de prueba, con más de dos millones diarias. Atrae 40 millones de visitas únicas mensuales, con 500 millones de páginas vistas en ocho idiomas.

“Desde que comenzamos la estrategia SEO a finales del 2006, hemos aumentado el tráfico orgánico un 400%”, dice Albert. “Hoy es nuestra principal fuente de visitas”.

Hasta 60.000 euros anuales puede embolsarse un especialista curtido en SEO o SEM, siglas que todavía despiertan misterio en la Red. Aparecer en lo alto de los buscadores no es magia. Es casi una ciencia… y toda una necesidad. Un 93% de los internautas no se molestan en mirar la segunda página de resultados. Si su web no figura entre los 5 o 10 primeros, no existe en Internet.
Más de 200 criterios

Google establece más de 200 criterios que tener en cuenta para conseguir un buen posicionamiento. Algo parecido a la Biblia del SEO. Los profesionales más experimentados recitan de memoria sus guías y mejores prácticas para webmasters. “No hay trucos milagrosos, quien venda eso engaña. La clave es crear mucho contenido y hacerlo fácilmente accesible”, explica Ismael el Qudsi.

Para conseguirlo, hay interminables recomendaciones. Algunas sencillas, como no abusar de la tecnología Flash o asignar títulos originales a las páginas; otras más técnicas y rebuscadas, como lograr un mapa de la web lo más limpio y plano posible o dar nombres sencillos y cortos a las direcciones. Fernando Macià, otro referente SEO en España y fundador de la consultora Human Level, insiste en la importancia del contenido propio y de calidad.

“Hará que te enlacen en blogs y en redes sociales, eso aumentará tu popularidad. Cualquier empresa puede crear información y funcionalidades relevantes”, dice Macià. Los sectores de viajes, financiero e inmobiliario llevan la delantera en posicionamiento. Un buen ejemplo es el buscador inmobiliario Zillow, en EEUU. Ha incorporado una herramienta que rastrea casas y revela hasta la más mínima variable del barrio: criminalidad, número de colegios, índice pluviométrico, sueldo medio de sus habitantes… “En España no llegamos a ese nivel, pero son formas de ganar relevancia. Es lo que premian los buscadores”.

El secreto del SEO, según López Gálvez, es saber escoger las palabras clave que identifican una web. “Hay que analizar los patrones de búsqueda en tu sector. Por ejemplo, si la gente escribe ‘descargar Messenger’ o ‘descargar última versión Messenger’. Estos términos se deben incorporar al contenido”. Es lo que en la jerga se conoce como keyword research. Cualquier página debe diseñarse desde el inicio pensando en estas palabras. “Pero sin abusar”, advierte El Qudsi. “Si se utilizan en más del 5% del total, te pillarán y penalizarán”.
BMW, castigada

Miguel Orense, experto SEO, fundador de Kanvas Media y coautor, junto con Octavio Rojas, del libro SEO. Cómo triunfar en buscadores, recomienda no engañar para escalar posiciones. Son las llamadas estrategias black hat. “Una de las más penalizadas es el cloacking, o mostrar páginas diferentes a las que aparecen en el enlace inicial del buscador”, apunta Orense. El caso más sonado es el de la compañía BMW, cuya página en Alemania fue eliminada por Google durante un mes por recurrir a esta trampa.

A las exigencias técnicas se añaden las de negocio, como la globalización. Los trucos de posicionamiento en España difieren de los utilizados en Asia o EE UU. “En Norteamérica, es difícil competir, es un mercado muy saturado. En Japón, Yahoo es el líder y las reglas cambian. Es aconsejable tener dominio, servidor y responsable de SEO local”, explica Estrella Álamo, de Red Karaoke.

En China, Baidu es el líder. “Te hacen esperar dos meses para aparecer”, dice López Gálvez. “Incluso algunos han llegado a sobornar a funcionarios chinos para posicionar antes su página”.

La teoría sin resultados, sin embargo, no sirve de nada. Medir el retorno del SEO no siempre es fácil. Según El Qudsi, no hay que obsesionarse con la posición. “Google la cambia cada poco y puedes caer en la paranoia de comprobar continuamente si tu web aparece la primera o la tercera. Es mejor medir el aumento de tráfico o si el visitante acaba comprando”.

Si el objetivo es convertir visitas en compras, el SEM (search engine optimization) entra en acción. Google se embolsó el año pasado 14.413 millones de dólares por Adwords, el 66% de sus ingresos. Los enlaces patrocinados siguen siendo una fábrica de dinero.

“Funcionan como un sistema de puja; escoges unas palabras clave y fijas un precio máximo por clic que estás dispuesto a pagar”, explica Orense. Las más solicitadas, como “vuelo”, pueden costar hasta tres euros por clic. Entre un 3% y un 6% de la gente que pincha en el enlace patrocinado acaba comprando.

“Se debe utilizar un abanico muy grande de términos y el enlace debe conducir a una página de destino bien diseñada”, señala Jiménez. Un mal ejemplo: “Si buscas por ‘supermercado online’, uno de los enlaces patrocinados es de Caprabo. Te conduce a una web en blanco para escoger idioma. Si el internauta no encuentra lo que busca en un segundo, se va”.
Cuidado con los vendedores de humo

Pese a su importancia actual, el futuro de los profesionales del SEO y del SEM es incierto. La entrada de Bing en escena, el buscador de Microsoft, está generando revuelo. Ya roza el 10% de cuota en EE UU. Unos creen que cambiará las reglas del juego. “Google sólo indexa. Bing va más allá, incorpora un componente semántico. Pasaremos de trabajar por volumen de palabras clave a utilizarlas dentro de un contexto”, asegura Macià.

Otros no le dan importancia “Bing no tiene mala pinta, pero aún está a años luz”, dice Albert López. Por si acaso, Google va filtrando gota a gota detalles de Caffeine, la siguiente versión de su buscador. Será más rápido, relevante y preciso.

Donde sí hay unanimidad es respecto al impacto de las redes sociales, el microblogging y las búsquedas en tiempo real. Cada vez más gente recurre a más fuentes para encontrar información, lo que reduce el monopolio de los buscadores.

Según Estrella Álamo, muchos SEO ya no se conforman con Google, sino que piensan en campañas offline, comunidades sociales, presencia en medios, Twitter, concursos… “Se trata de combinar distintas fuentes de tráfico, en definitiva, de hacer el marketing online

El lado oscuro de la red

Es posible que haya tardado mucho en actualizar el blog, pero, de verdad, que hay momentos en los cuales, si no te encuentras inspirado, con ganas, motivado… es mejor dejarlo estar.

Ante_todo_compañeros

Entre todas las cosas que han pasado en los últimos ¡¡¡3 meses!!! una de las que más me cabeza me ha traido ha sido un proyecto en colaboración con otro equipo de trabajo y que no ha salido todo lo bien que esperábamos.

Coincidiendo en época con el desarrollo de dicho proyecto, llega a mis manos el número de noviembre/08 de la revista interactiva digital (por cierto 100% recomendable para los que estamos más o menos metidos en el “lío on-line”) y, como siempre, la empiezo a devorar cuando… ¡oh, sorpresa! la columna de Daniel Megías habla de forma excelente justo del problema por el que yo estaba pasando.

Me permito el lujo de hacer un copy-paste de la misma para que podáis disfrutar de ella:

__________________________________________________________________________
A diferencia de la publicidad tradicional, en el sector interactivo las creatividades, diseños e ilustraciones hay que traspasarlos a bits, hay que darles vida y hacerlos funcionar en la red. Como esto indica que hay que programar, mal que nos pese, en el marketing interactivo nos dedicamos al software. Todo lo publicitario que queramos, pero software al fin y al cabo.

Habiendo ordenadores de por medio, y utilizando tecnologías que cambian cada cinco minutos en un entorno que se reinventa cada 5 segundos (os recuerdo que hace poco más de un año nadie hablaba de Facebook, y hace 3 no existía Youtube, y hace 7 casi nadie sabía qué era esa pequeña empresa llamada Google), el factor técnico es muy importante, y se establece en la agencias interactivas como una especie de simbiosis –relación entre dos organismos de distinta especies- en la que ambas partes salen beneficiadas: es lo que técnicamente se llama “mutualismo”, en contraste con el “parasitismo” que es cuando algunos directores de arte y diseñadores definen a los técnicos como “rémoras”.

Unos y los otros –creativos y técnicos– se necesitan, por más que se imaginen en bandos opuestos, unos como fieles a la república interestelar y otros como adictos al lado oscuro de la fuerza: uno se siente Darth Vader cuando lidera proyectos interactivos junto a los Jedi creativos 😉 Porque cuando ambas partes funcionan por separado, tenemos boutiques creativas en medios tradicionales que hacen websites muy bonitos que no funcionan bien, o tenemos empresas de desarrollo que hacen sitios funcionales que son un horror. En ambos casos, el mercado juzgó hace tiempo y se decantó por las agencias interactivas, que podrían proporcionarles lo mejor de ambos mundos, con la suficiente interrelación cultural para comprenderse mutuamente, de forma que el diseñador online que tiene un ojo puesto en la funcionalidad de la pieza junto al programador que tiene la suficiente sensibilidad creativa, realizarán casi con toda probabilidad un trabajo impecable que funcionará como la seda en la red.

Si pensamos, además, que las piezas (p.e. websites promocionales) se alargan indefinidamente en el tiempo, evolucionando y cambiando su contenido, que están sujetas a errores de todo tipo –las líneas se caen, los discos duros fallan, etc.- y encima, pueden ser objeto de vandalismo (a los anuncios de TV no los hackean…), pues concluimos que los productos publicitarios online pueden ser muy complejos, de suerte que a veces son más obras de ingeniería que otra cosa, y de ahí que más que nunca el factor técnico sea tan importante como la buena idea de la que deben partir.

Por eso, en la red, toda idea creativamente brillante suele tener un lado oscuro, un reverso tenebroso hecho de cosas tan horrendas como bases de datos, PHP, Javascripts y cientos más de cosas innombrables que la hacen funcionar y convierten este negocio en algo tan complicado y apasionante a la vez. Que la fuerza nos acompañe.

Fuente: Interactiva digital. Autor: Daniel Megías

_________________________________________________________________________________

Desde luego, no sé si la casuística o la divina providencia me ayudó en aquel momento, pero lo cierto es que al final todo parece ser que se ha encauzado… y, por favor, deseo de todo corazón que no vuelva a ocurrir la alineación de astros en un sólo punto de confluencia.

Perdón por lo que nos toca.

A vueltas con el PageRank

De verdad que no quiero obsesionarme con el PageRank, pero la varación tanto al alza como a la baja que ha tenido en las últimas semanas ha sido algo extraña.

Aquí os dejo el enlace al Blog de Jose Francisco Sánchez que como informático especializado en SEO, da una explicación a esa variación.

Coguan

Me enteré a principios de semana, a través del Blog de Carlos Blanco, del surgimiento de “una nueva red de publicidad on-line”.

Se trata, según he podido entender ya que ni a través de la Web ni poniéndome en contacto a través de ellos por e-mail me ha quedado nada claro, de un sistema de gestión publicitaria on-line que facilitará los trámites y tanto la transparencia como la calidad en la gestión publicitaria on-line.

Todo lo que he leído (por ejemplo en territorio creativo) ha sido positivo, pero particularmente tengo muchas dudas tanto desde el punto de vista de anunciante, ya que está por demostrar (llámenme escéptico) que esa trasparencia sea tal; como desde el punto de vista por ejemplo de una pequeña agencia de marketing on-line de Alicante, ya que habrá que poner a disposición de lo que no deja de ser una agencia de tramitación (me da la sensación que una especie de central de medios on-line) un listado de clientes sabiendo qué se les cobra, cuándo y por qué.

Quizá la culpa de mi recelo haya sido la pobre contestación que se me dió a través de correo electrónico cuando pedí información, lo cual ya es empezar con mal pié para una red de publicidad on-line.