El fenómeno de las Señoras en Facebook

Os dejo un corto sobre el fenómeno de las Señoras en Facebook del que, seguro, algun@ de nosot@s somos fans.
Señoras que discuten con sus maridos por culpa del Facebook
Señoras con la bolsa en la cabeza cuando llueve
Señoras que dicen “oyoyoyoyoyoy” cuando se enteran de un cotilleo

Siempre he pensado que la naturaleza es sabia. El fenómeno de las señoras en facebook es algo que ha llamado la atención por supuesto de nuestras propias madres, acercándolas a esto de los Social Media. Tanto si es así como si símplemente es una vía de escape donde nosotros vemos reflejado de una forma cómica y divertida los estereotipos de nuestras madres/tías/abuelas/vecinas, bienvenido sea.

En cuanto al corto en sí, la actuación no es que sea de Óscar ni de Goya (bueno, de Goya puede) pero es distendido…

Google Buzz a fondo

Ayer por la mañana hablaba sobre Redes Sociales y el nuevo perfil de los Community Manager a la tarde tuve la posibilidad de charlar en el centro de Alicante con un par de amig@s que me comentaban que Google Buzz no les había gustado.

Si bien es cierto que el desconocimiento inicial de la forma de funcionar de Buzz nos llevó a muchos a ver conversaciones supuestamente privadas de mucha gente, alguna de ellas alucinante con sólo seguir el “hilo” de las conversaciones, la culpa en el fondo no queda claro si es de Buzz o de los usuarios. Claro que Google debería haber sido un poco más cuidadoso con los parámetros de privacidad, pero también es verdad que los usuarios nos lanzamos a la piscina sin mirar si hay agua, y así nos va.

De hecho, algún otro amigo como @JoséSánchez lo primero que aprendió fué a desinstalarlo.

Indagando un poco más en la conversación con est@s amig@s llegué a la conclusión, y así se lo hice constar, que no es que no les gustara Google Buzz, sino que no sabían cómo usarlo.

Me he puesto a buscar información sobre Buzz y he encontrado un post en Genbeta, llamado Google Buzz a fondo y que explica a la perfección todo lo que debemos saber de esta nueva Red Social.

Espero que tanto a est@s amig@s como a todos los demás os sirva de ayuda para los comienzos, que como dijo aquel, nunca fueron fáciles.

Redes Sociales / Community Manager

A estas alturas casi todos debemos saber que una Red Social, en Internet, es una aplicación Web que permite a las personas conectar con sus amigos e incluso realizar nuevas amistades. Además, permite a los usuarios compartir contenido, interactuar y crear comunidades sobre intereses similares.

A día de hoy Hi5, MySpace, Facebook, Tuenti y Twitter podemos considerar que son las más conocidas, aunque constantemente están surgiendo nuevas de forma más modesta o bien sacadas a bombo y platillo por grandes mostruos internacionales como Google. Desde luego ello no les ha garantizado el éxito ( caso de Google Wave y la más reciente de Buzz).

También las redes sociales con un caracter más profesional, hacer Networking, etc… están teniendo su éxito: Linkedin, Xing.

Hubo un tiempo en que todas las grandes marcas quisieron crear su propia Red Social, fomentando la participación en ella por parte de los fanáticos de cada una de ellas. Al final han ido desistiendo, cerrando sus redes sociales “privadas” y aceptando lo inevitable. La gente ya no quiere ir donde están las marcas, sino que si acaso, consienten que las marcas estén en el mismo lugar que ellos, siempre que respeten unas normas básicas de comportamiento.

Existe también la inercia de crear Redes Sociales temáticas, en las que los usuarios puedan intercambiar información sobre intereses concretos y comunes, como por ejemplo la Red Social para montañeros, Cuspidis. Imaginamos que el éxito o no de este tipo de Redes dependerá tanto de la temática elegida como de la actualización, usabilidad y contenidos que le den los administradores, pero particularmente apuesto firmemente en que éste será el futuro inmediato.

Hemos comentado antes que un alto porcentaje de aceptación de los usuarios a interactuar con las marcas estriba en que haya un respeto a las normas básicas de comportamiento de cada Red Social. Es ahí donde nace la figura del Community Manager (o gestor de comunidades, en castellano). El Community Manager, según Wikipedia es “la persona encargada de construir, hacer crecer y gestionar comunidades alrededor de una marca o causa”. Además de ello un buen Community Manager también dinamiza y actúa como un nexo de unión entre la organización (marca, empresa…) y el usuario.

El Community Manager debe de saber pisar el mismo suelo que el resto de usuarios de la Red Social que estés compartiendo, utilizando el mismo código de comunicación que el resto de la comunidad y haciendo suyas y conociendo las reglas del juego. De lo contrario será expulsado de inmediato. (Vamos, que los usuarios dejarán de lado la marca, olvidándose por completo de ella).

Contacto directo con el usuario, gestión de la reputación on-line, repercusión de la marca en la Red, investigación del mercado… por supuesto en función de la marca y de la red social en cuestión. No puedes poner a una persona que “ha utilizado alguna vez Facebook” como Community Manager, canta demasiado.

El Community Manager puede ser Corporativo (cuando el usuario es la misma marca gestionado por una o más personas) o personal (con nombre y apellidos). Bajo mi, el ideal es que ambos estilos de comunicación sean adaptados por las empresas, lo cuál permite una mayor flexibiliad a la hora de interactuar con los usuarios. Realmente la respuesta a cómo dar los siguientes pasos te los va a dar el feedback de los demás miembros, su comportamiento…

En definitiva, la gestión de redes sociales es fundamental a la hora de planificar una estrategia de marketing on-line.

Estrategias ajustes de precios

A propósito del post publicado ayer sobre el error estratégico de ajuste de precio que supone bajarlo sin considerar nada más, he encontrado un artículo publicado en El País, en septiembre de 2009 que incidiendo en el mismo tema, ofrece alguna otra perspectiva.

Podéis ver el enlace a dicho reportaje, o bien leerlo a continuación en el copy-paste que voy a hacer aquí abajo:
________________________________________________

REPORTAJE
El secreto está en el precio
¿Bajar precios en pleno otoño? ¿Vender menos, pero con más margen y exclusividad? Las estrategias de ‘pricing’ toman impulso con la recesión
CRISTINA DELGADO 06/09/2009

El pasado lunes terminaron las rebajas. ¿No le dio tiempo a visitarlas? Tranquilo. Porque después de las rebajas han llegado los descuentos. Muchos comercios se han decidido a lanzar las rebajas de otoño. Antes siquiera de que llegue el otoño. Ya no es necesario esperar a los restos para ahorrarse unos euros. Percheros con carteles de “precios especiales”, vales descuento o segundas unidades a mitad de precio. Todo vale para tentar al consumidor y así, de paso, robar clientes a la competencia. Los consumidores salen ganando, pero los expertos en fijación de precios advierten a las empresas que una bajada indiscriminada de los precios puede hipotecar su futuro.

“La guerra de precios es un error para las compañías. Todas pierden”, advierte un experto

Muchos comercios han optado por aplicar descuentos ya a las prendas de otoño

“Es normal que la guerra de precios llegue con la crisis, pero, por supuesto, es absolutamente erróneo”, advierte Georg Tacke, consejero delegado de Simon-Kutcher, una consultora de pricing. Esta especialidad, que se basa en técnicas de fijación de precios y en cómo aplicar las tarifas más ventajosas para la empresa a cada producto, ha tomado impulso al calor de las dificultades. De hecho, esta consultora ganó en 2008 un 23% más que un año antes y abrió tres nuevas oficinas.

Las ventas al por menor cayeron en julio el 7,9%. Eso supone una gran bajada de ingresos para muchas compañías. Y por eso algunas optan por bajar precios. Los últimos datos del IPC muestran que los precios cayeron en julio un 1,4% respecto al año anterior. En el caso de los alimentos y de ropa y calzado, el retroceso fue del 2,1% en ambos grupos. Sólo había que darse una vuelta por las tiendas la pasada semana para ver que las gangas están ahí. En el escaparate de la tienda que H&M tiene en la Gran Vía madrileña, un enorme cartel anunciaba para todos los vaqueros un descuento de 10 euros. En la tienda de ropa masculina Jules rebajaban 15 euros los segundos pantalones. En Mango, al fondo de la tienda, un perchero lucía ropa con una llamativa etiqueta rosa. Era la selección “Special Prices”, donde colgaban vestidos de nueva temporada por 18 euros. Técnicas parecidas se veían en Blanco e incluso en la más exclusiva Bimba y Lola. Y eso que, según Tacke, “la verdadera guerra de precios está por llegar“.

“En recesión, lo más fácil es bajar precios, porque es el elemento más flexible de marketing. Pero tiene que hacerse con una estrategia detrás“, aconseja Teresa Serra, directora del área de marketing de IE Business School. “Si las promociones no tienen un límite temporal, acaban por perder el sentido. El consumidor se acostumbra a comprar siempre con descuentos. Y luego nadie le convencerá para que compre a precios normales“, reflexiona. Quizá por eso muchos comercios huyen de hablar de rebajas y recurren a fórmulas como los precios especiales o productos seleccionados.

“Si bajas todos los precios sin cambiar lo que ofreces, la gente se sentirá engañada, porque pensará que en el pasado ha estado pagando más de lo que debía“, razona Javier Rovira, profesor de ESIC Business & Marketing School. Si la empresa decide al final bajar todos los productos, deberá reposicionarse o cambiar el tipo de servicios ofrecidos, aconseja. “En el caso de Inditex, por ejemplo, la estrategia es elaborada. En las tiendas Zara mantiene más o menos los precios, pero al mismo tiempo ha impulsado las tiendas Lefties [que ofrecen ropa de otras temporadas low cost] para atraer al segmento que busca ofertas y mantener la competencia con otras nuevas cadenas como Primark”, añade Serra.

Los consumidores salen ganando. Nadie se queja por pagar la mitad por lo mismo. Pero ¿y las empresas?, ¿alguna sale airosa de estas batallas a la baja? Xbox, la videoconsola de Microsoft, rebajó las pasadas navidades su precio para mantener el pulso contra su competidor más directo. Sony acaba ahora de contraatacar con una rebaja en su PlayStation. Según los blogs especializados, esta videoconsola ya está por debajo de su precio de fabricación. Pero espera que le compense el esfuerzo si gana el pulso y se queda con más mercado. Y es que las guerras de precios son en realidad matemática básica: se trata de intentar conseguir el mismo beneficio vendiendo 21 productos a un euro en lugar de vender un producto a 20 euros. Tacke, mirando por las empresas, a las que aconseja sobre la supervivencia de sus negocios, advierte: “La guerra de precios es un error. Cuando alguien la inicia debe tener en cuenta que provocará una reacción en sus competidores“. Y, al final, a quien la empezó le puede salir el tiro por la culata.

Pero si una empresa lanza el primer disparo y pone en sus estanterías el “más barato todavía”, ¿tienen acaso sus competidores alguna alternativa? “La alternativa es tener jugadores en el mercado que actúen de manera racional, no emocional. Que entiendan que hay que analizar la situación antes de decidir qué reducciones se aplican”, responde. Y es que, según los tres expertos, el problema no es bajar los precios, sino volver a subirlos. Cuando se aplican descuentos generalizados, además de perjudicar a los proveedores a los que seguramente se está exprimiendo, será difícil volver a convencer al público de pagar más. Y encima la marca puede perder prestigio.

Este segundo peligro acecha especialmente a las firmas que viven de su imagen. Los productos de lujo no han escapado a la crisis. Los ingresos de Versace cayeron el primer trimestre del año un 13%. Los asientos para vuelos en primera clase se vendieron un 21,3% menos el pasado mes de junio, según datos de la IATA. ¿Cómo reactivar la demanda? En Navidad, algunas casas optaron por los descuentos, como Gucci, Chanel o Versace, con recortes de hasta el 80% en Estados Unidos. Este verano han cambiado la estrategia: los descuentos no han sido tan llamativos de cara al público, pero se han aplicado a clientes habituales, de forma personalizada, con el fin de fidelizar a sus incondicionales. Otras marcas, también para no perder clase, han preferido reducir su producción, como los coches de lujo Maserati.

Mantén tu precio y defiéndelo“, aconseja Tacke. Porque, según su opinión, si el consumo cae es sobre todo porque hay miedo y falta de confianza. Y eso se acabará y quien haya mantenido su margen saldrá más airoso. ¿Le harán caso las marcas? Seguro que muchos consumidores ya rezan para que nadie le escuche.

La batalla del supermercado

En España, una de las luchas de precios más encarnizadas es la protagonizada por los grandes distribuidores. Carrefour anunció en marzo que recortaba los precios hasta un 25% a 10.000 productos. Mercadona anunció que bajarán todo hasta un 17% antes de acabar el año. Y Eroski ha ideado un carro de productos básicos con el precio mínimo garantizado. Pero la batalla de precios comerciales no se libra sólo de cara al público. Los supermercados sujetan una cuerda con dos extremos: en uno, los compradores; en el otro, las marcas que les sirven los productos. Si ceden terreno a uno, deben apretar a otros. Mercadona, por ejemplo, decidió retirar hace unos meses algunos productos para dejar espacio a su marca blanca y ofrecer opciones más baratas. Eliminó varias marcas de Procter & Gamble. Una práctica que, según Georg Tacke, es más que arriesgada. “Por mi experiencia, puedo decir que Procter nunca ha perdido una guerra contra los distribuidores”, vaticina. “Las dificultades de los proveedores son algo que se ve más ahora con la crisis, pero está ahí desde hace mucho. Por eso, cada vez afloran más los negocios sin intermediación, por ejemplo, para comprar fruta o carne directamente al productor. Porque los pequeños productores muchas veces no pueden soportar la presión del distribuidor”, explica Javier Rovira. –

Cuando vaya a comprar recorra la tienda al revés

Es cierto que hace tiempo que no actualizo mi Blog. ¿Recordáis una canción que decía “video killed the radio star”?

(edito para colocar el enlace de los que “ya lo dijeron hace tiempo”: Héctor y Carolina)

Inevitablemente está pasando eso con el uso profesional de twitter y estrategias en facebook y los blogs. De todas formas siempre hay tiempo para la relajación de la acelerada sucesión de información que se publica en esas plataformas. Creo que el blog ha pasado a ser mi tablón de emociones y reflexiones más sosegadas, mientras que los enlaces interesantes, comentarios profesionales y particulares los vuelco con mucha mayor efectividad con las herramientas antes descritas.

Últimamente llevo entre manos muchos proyectos profesionales y todos ellos los estoy compaginando con el Máster en Dirección Comercial y Márketing de Fundesem, por lo que cada uno de esos proyectos los estoy examinando desde la perspectiva que me dan algunas asignaturas de dicho Máster.

Sin entrar en detalles y uniendo ambas partes que abosorven mi vida profesional (la personal me la “rellenan” mis chicas de oro) he recordado una entrevista que se publicó hace algún tiempo en “La Contra” de La Vanguardia, (recomiendo mucho su lectura habitual) y que he conseguido encontrar a través del Blog de Keep Thinking.

Os copio la entrevista que le hicieron a Thomas Tagle. Fijador de precios, preside el Strategic Pricing Group. Dicha entrevista se publicó creo que en diciembre de 2008, pero creo que ahora es, si cabe, más actual. Espero sea de vuestro interés.

Tengo 57 años y todo lo que sé lo aprendí de mi abuela, que me llevaba a buscar gangas. Fui profesor en las universidades de Chicago y Boston. Dejé la universidad porque es conservadora como un monasterio: no busque allí nuevas ideas. Soy un republicano que celebra el fin de Bush. Cuando acabé Económicas, yo creía que los precios se fijaban considerando costes y anticipando la demanda…

¿Y qué le enseñó la vida?
Que la demanda se crea: se hace crecer… En todo caso, es muy maleable. La experiencia también me enseñó que no hay decisiones de compra -ni de ningún tipo- que sean o racionales o emocionales.

Una compra es o impulsiva o meditada.
Nada de eso. Una misma persona combina lo emocional y lo racional al comprar: “Es muy caro – dice su razón-, pero me hace ilusión – dice su emoción-, pero si espero bajará de precio, pero me hace tanta ilusión…”.

¿Qué más ha aprendido usted?
Cómo tomar el pelo a los fabricantes de salsa para espaguetis…

¡Cuente, cuente!
Los de marketing siempre piensan que los consumidores sólo estamos obsesionados por el precio y que no tenemos memoria…

No me parecen tan descaminados.
Siempre hay un bote de salsa para espaguetis que está de superoferta, porque algún fabricante piensa que venderá más – aun a costa de su margen y sus beneficios- durante unos días y así ganará cuota de mercado a la competencia y, a medio plazo, acabará por recuperarse y luego obtener más beneficios.

¿No es así?
No soy tonto. Muchos consumidores que sabemos eso compramos decenasde esas latas que están de oferta… Y las almacenamos.

Es usted un racanín.
¡Soy de sangre irlandesa y me encanta racanear! Por eso hago otro ejercicio para burlar a los del marketing: ver la tienda al revés.

¡Caray! Lo tienen todo muy estudiado.
Antes de fijar un precio, el vendedor tiene que marcar un frame, un marco previo emocional y racional para que el consumidor lo acepte. Si usted me vende neumáticos como una pieza más del vehículo, no puede ponerme el mismo precio que si usted logra que yo los considere elemento indispensable para garantizar la seguridad de mis hijos…

Pago según cómo me lo venda usted.
Por eso, una tienda de televisiones sitúa en la entrada las más caras para fijarnos un frame elevado. Aunque esas teles carísimas no logren venderlas nunca, sirven para que cuando usted llegue a la tele que busca -casi todo el mundo se queda en medio- acepte el precio que le pidan. Y siempre lo vea barato.

¡Qué pillines!
¡Así que las tiendas hay que mirarlas al revés: de dentro hacia fuera! Así romperá el frame que ha querido fijarle el vendedor y será usted más objetivo al elegir un modelo.

Y si soy yo el que vendo…
Haga un ejercicio: no ponga jamás precio a su producto o a su servicio, sino al valor que crea para el que lo compra.

Sólo el necio confunde valor y precio.
Una botella de vino no debe tener el mismo precio en un restaurante de lujo que en un supermercado, porque aunque sea el mismo vino no vale lo mismo en un sitio u otro. Lo inteligente no es fijar el precio por el coste o la demanda, sino por el valor que ha creado para el consumidor en cada compra.

¿Regatear?
¡Jamás! Un fabricante que concede una rebaja a un consumidor muy agresivo está diciendo al mundo: “Si eres un pesado, te compensaré”.Y ese es el principio de su ruina. Usted debe fijar su precio proactivamente – decidirlo usted-, no reactivamente.

¿Cómo elijo un precio?
Fije usted el marco emocional y racional previo y después su precio. No deje que se lo impongan los demás: ni los costes ni el mercado. Calcule cuánto valor está creando a su cliente o consumidor y no ceda. Y recuerde que lo que hunde o engrandece una empresa son sus beneficios, no las ventas.
Pero puedo perder cuota de mercado. Ese fue un error grave de la Harvard Business School a principios de los sesenta. Dijeron que si lograbas cuota de mercado, luego le seguiría el beneficio. ¡Y es al revés! Lo importante es el beneficio, no las ventas.

Por ejemplo.
Toyota era pequeño frente a General Motors (GM) y otros grandes que acaparaban las cuotas de mercado, pero fabricaba coches con más margen de beneficio que los grandes. Poco a poco, Toyota fue reinvirtiendo ese margen más alto que conseguía en más I+D; publicidad; nueva tecnología…

Y ya sabemos el fin de esa historia.
¿Lo ve? ¡Al final es GM la que está al borde de la bancarrota! Así que es el beneficio lo que determina la cuota de mercado. Y no al revés. Por eso el precio debe enfocarse siempre hacia el beneficio,no a las ventas. Cuando yo salí de Harvard, los jefes de compras eran los más mediocres de cada empresa…

Parece más fácil comprar que vender.
Pero en los ochenta, las grandes empresas del automóvil empezaron a exprimir a los proveedores diseñando estrategias a tres años vista haciendo jefes de compras a sus mejores talentos…

¿Qué aconsejó a los proveedores?
Que aumentaran el I+D y vendieran las innovaciones sólo a quienes no les exprimían.

¿Llega el mundo de lo gratis total?
No dé gratis nada que genere un valor.

Prensa en internet: ¿gratuita o no?
Es fácil pasar de pago a gratis, pero es muy difícil ir de gratis a pago. Sólo le diré que el diario que más cara cobra su publicidad también cobra en internet: The Wall Street Journal. Si usted regala contenidos en internet, alguien hará el negocio con ellos por usted.

Desde luego, bajar los precios porque presupongas que aumentará las ventas es un gran error. La misma frase lo dice, una cosa es un hecho (bajar los precios) y la otra es una presunción (que aumentará la demanda). Por no hablar que destrozas el margen, fundamental hoy en día, y además ¿estás seguro de que podrás volver a subir los precios “cuando pasen las vacas flacas” sin que tus clientes digan nada?

Manifiesto anti-Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

_________________________________________________________________________

Sin más comentarios. ¿no?

Cloud Computing o la nube

Llevo varios días usando CRM’s bajo el sistema nube o Cloud Computing. La verdad es que en lugar de disfrutar del magnífico tiempo que está haciendo en Alicante, me meto en cada berenjenal…

A lo que iba, independientemente de si los CRM’s que estoy probando, a vuela pluma por cierto, son mejores o peores bajo mi experiencia como usuario, de lo que quiero tratar es de utilizarlos precisamente bajo el WebOS, es decir y para no técnicos como yo, aplicaciones y programas que son utilizados online y de los que no es necesaria su instalación en los servidores de las empresas y/o usuarios, lo que acaba derivando en un considerable ahorro de espacio.

 

 

Siendo conciso, creo que me estoy enamorando del Cloud. Es una verdadera gozada poder trabajar, compartir archivos y gestionar recursos, reuniones, proyectos, etc… en la nube. Desde cualquier lugar con conexión a la Red puedes llevarlos a término y eso, hoy en día y para los que nos dedicamos de alguna forma al desarrollo online, se antoja indispensable.

Eso sí, hay un hándicap, un gran hándicap, que hay que tener en cuenta. Si estás utilizando un CRM (los encuentras incluso bajo tecnología Open Source o Código Abierto) bajo el sistema Cloud debes de considerar que si tienes todos los datos alojados en el servidor de la empresa proveedora de ese sistema, (al fin y al cabo todo acaba en un servidor), puedes, en un momento dado, perderlos.

No estoy hablando de que no tengan los métodos de seguridad y encriptación necesarios, cumplir con la LOPD y la LSSI, etc… de eso seguro te encargarás de averiguarlo, sino de que la empresa proveedora quiebre y cierre las persianas… si no es seria puede llevarte a momentos verdaderamente angustiosos. Existen empresas que transmiten más seguridad que otras, pero eso ya es a elección de cada cual.

Simplemente observo que es un elemento sobre el que recapacitar. Evidentemente el coste de un CRM Cloud (y no digamos del que esté bajo Open Source) es infinítamente inferior a uno “tradicional” tipo Navision o Sap, por lo que mi conclusión es sencilla:

El CRM bajo Cloud es para los que, sabiendo a los riesgos que se exponen, quieren un sistema de gestión efectivo, económico y que dada su libertad de movimientos, permite una metodología de trabajo totalmente distinta a la tradicional de “de nueve a dos y de cuatro a siete”. Lo cuál es de agradecer.

Yo ya estoy en ello. ¿Te animas?