El dinero por el retrete

Suelo hacer visitas rutinarias a mis clientes y amigos, son visitas muy fructíferas, ya que no están concebidas para hablar sólo de los proyectos que tenemos en común, sino que en ellas se generan conversaciones sobre lo divino y lo humano, sobre problemas personales, disgustos, alegrías…

Como es normal en la época económica en la que nos encontramos, los problemas que tenemos las empresas, crisis, esfuerzos, innovación, cierres, despidos, reorientación… son palabras que surgen que bastante asiduidad.

La semana pasada, en una de esas visitas, tuve una charla con el presidente de un grupo empresarial muy potente en la provincia de Alicante. Me hablaba de superviviencia, de gestión de costes, de optimizar recursos… y de que se estaba planteando hacer un Expediente de Regulación de Empleo, bien de reducción de horas al día, bien de dos o tres meses al año. Me aseguraba que con esa medida se garantizaba que todos sus empleados mantendrían su puesto de trabajo. Comentaba que si hubiera mirado sólo para beneficio propio, hubiera sido más sencillo y rentable haber realizado despidos directamente ya que, entre otras cosas, se podía conseguir que el FOGASA subvencionara a la empresa parte de la indemnización a los trabajadores.

No sé si esa intención inicial será finalmente alcanzada o por el contrario habrá ERE y despidos en su empresa ni cuál es su intención real, no es persona que de un paso sin antes saber cuál será el siguiente, así que me imagino que lo tiene todo bien atadado.

Lo que realmente me escama son las “ayudas” estatales a éstos actos. ¿Cómo es posible que un estado sufrague parte del coste por despido de las empresas? ¿no sería más rentable tanto para el estado, empresarios y trabajadores que ese diero se dedicara a fomentar empleo y no para costear la pérdida del mismo? Vamos, lo que es invertir para crecer y no para amortiguar la caída, que ya hemos visto que no funciona ahora y mucho menos en un futuro.

No hay dinero para pagar a proveedores, no lo hay para financiar proyectos empresariales, no habrá para pagar pensiones… y para lo que sí que dan es justo para lo que no traerá retorno de la inversión -¡Otra vez el ROI!-

Hay veces que me avergüenza pertenecer a un país cuyos mandamases, mandamenos e incluso mandanadas se preocupan más del cortoplacismo que de pensar en perspectiva. Aunque enseguida me doy cuenta que ésto sólo se cambia desde dentro… aquí estaremos, mientras el cuerpo aguante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: